21.10.05

Quemar las naves

Hasta aquí haber llegado… Pensar en cuanto aún resta y que la conquista recién ha empezado, más ahora de la decisión es el momento.

Quemar las naves, quemar mis naves.

Abandonando quizás seguridades, dejando la comodidad, gran ambición guía los propósitos. Arriesgarse. Creer, aunque así no fuera, que no hay vuelta atrás, ni posible retorno. Anhelando pelear hasta alcanzar la victoria… o morir contemplando la gloria.

1 comentario:

  1. Dicen que "partir es morir un poco"....bueno, seguir el decurso de la vida es abandonar, dejar atrás cada segundo, cada minuto transcurrido...pequeñas fracciones que tal vez ni percibimos o momentos que no podemos olvidar...pero, nuestra meta está adelante y ¡no hemos llegado hasta acá para volver atrás! La promesa de una Vida Nueva debe animarnos a continuar con el calor del fuego a nuestras espaldas, sin volver la mirada, que las llamas no iluminen esa rebelde y furtiva lágrima...

    ResponderEliminar