31.12.07

Persiguiendo al sol

Me encontraba en una reunión de fin de año con compañeros de trabajo cuando nos dimos cuenta que era momento de adelantar los relojes: la llegada del nuevo día nos robó una hora del festejo.

La decisión de adelantar la hora desde el día de hoy no ha dejado a nadie indiferente. Leía en los diarios habituales que “científicos que estudiaron el tema” afirmaron que el decreto “cambia la hora en los relojes pero no en el reloj interno”. Esta magnífica revelación que encabezaba el artículo fue vertida por un “especialista” que explicaba que el adelanto, según un “estudio realizado en Alemania”, puede producir trastornos de sueño hasta por cinco días, mientras que los accidentes de tránsito aumentan, según otro estudio realizado en Canadá. Personalmente creo que el único problema que genera este hecho es que la gente empieza a estudiar y escribir PAVADAS. Reconozco que quizás no sea la mejor política de ahorro de energía que hay (pensemos por un momento en las pasteras de Fray Bentos y en la tan demorada aprobación de la Ley de preservación de Bosques y convengamos que no se puede esperar mucho de nuestro gobierno en materia bioambiental), y que en todo caso debería estar acompañada por muchas otras medidas complementarias, pero el solo hecho de ver la bóveda celeste iluminada hasta cerca de las 22:00 me hace sonreír y me solidariza con el cambio horario. ¿Trastornos de sueño? Hace años que duermo cuando puedo y estoy seguro que la gente tampoco es tan organizada con sus horas de sueño, salvo los niños, que están en tiempo de vacaciones de cualquier modo. Por otro lado, aunque los más jóvenes no lo recuerden, los cambios de horario se hacían en nuestro país hasta 1993 y sin tanta alharaca.

Cierto es que el nuevo adelanto nos coloca a dos horas de diferencia de nuestro verdadero horario solar, pero hace años que nos manejamos con horario de verano todo el año y creo que este ya se hizo carne en nosotros. El mayor contraste lo viven quizá las provincias más occidentales que ahora estarán tres horas adelantadas respecto al sol, pero lamentablemente no se observan intenciones de darles un huso horario propio y si hay que favorecer a una región sin duda alguna será a Buenos Aires y al sector oriental que reúne el mayor porcentaje de la población.

Resumiendo: siempre habrá alguien disconforme. Basta leer los comentarios en internet al respecto para encontrar gente muy molesta por el cambio aun sin tener demasiado claro porque. La gente se hace problema de nada muchas veces con su “stress” y su “burn out” y con que ahora el cambio de hora le pondrá la tapa a esta olla de presión… Estas afecciones de moda entre los jóvenes profesionales resultan irrisorias cuando se las menciona como si estuvieran socavando las bases de nuestra productiva sociedad. Será mejor que los empleados “estresados” por un trabajo que no soportan, “quemados” por la responsabilidad y ahora trastornados por el cambio de una hora, jamás realicen un viaje de negocios al extranjero o dejen de dormir durante 3 días para finalizar un trabajo, porque probablemente sea demasiado para sus frágiles existencias. Basta con observar como la Wikipedia define al “burn out” para intuir que es una gran excusa para la vagancia y la queja permanente.

Lo lamento mucho, pero no puedo compartir esto, por más “estudios científicos” de “expertos” que se cite.

Por otro lado, mientras adelantaba cada reloj en casa pensaba en cómo hacer que los de mis computadoras no vuelvan automáticamente al antiguo horario hasta el 16 de Marzo y de esta forma encontré algo que puede interesarles a quienes se pregunten lo mismo. Se trata de la respuesta oficial de Microsoft a este asunto, de la que transcribo aquí la parte que cualquier usuario de hogar o pequeña oficina puede necesitar.

CAMBIO DE HORARIO EN ARGENTINA: COMO MANEJARLO

Actualización de los sistemas operativos de escritorio y servidores de Windows

1. Genere un archivo de registro que contenga un nuevo huso horario para Argentina, procediendo de la siguiente forma:

1.1 Haga clic en Inicio, clic en Ejecutar, escriba "notepad" y luego haga clic en Aceptar.

1.2 Copie la siguiente información de registro y luego péguela en el bloc de notas:


Windows Registry Editor Version 5.00
[HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows NT\CurrentVersion\Time Zones\Argentina Standard Time]
"Display"="(GMT-03:00) Buenos Aires"
"Dlt"="Argentina Daylight Time"
"Std"="Argentina Standard Time"
"TZI"=hex:b4,00,00,00,00,00,00,00,c4,ff,ff,ff,00,00,03,00,00,00,03,00,00,00,00,\
00,00,00,00,00,00,00,0c,00,00,00,05,00,00,00,00,00,00,00,00,00
[HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows NT\CurrentVersion\Time Zones\Argentina Standard Time\Dynamic DST]
"FirstEntry"=dword:000007d6
"LastEntry"=dword:000007d8
"2008"=hex:b4,00,00,00,00,00,00,00,c4,ff,ff,ff,00,00,03,00,00,00,03,00,00,00,00,\
00,00,00,00,00,00,00,0c,00,00,00,05,00,00,00,00,00,00,00,00,00
"2007"=hex:b4,00,00,00,00,00,00,00,c4,ff,ff,ff,00,00,01,00,01,00,01,00,00,00,00,\
00,00,00,00,00,00,00,0c,00,00,00,05,00,00,00,00,00,00,00,00,00
"2006"=hex:b4,00,00,00,00,00,00,00,c4,ff,ff,ff,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,\
00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00,00
[HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows NT\CurrentVersion\Time Zones\SA Eastern Standard Time] "Display"="(GMT-03:00) Georgetown"

1.3. En el menú Archivo, haga clic en Guardar como...

1.4. Seleccione un destino y luego escriba TZupdate.reg en el recuadro Nombre.

1.5. En el recuadro Tipo, seleccione Todos los archivos y luego haga clic en Guardar.

2. Importe esta clave del registro en las máquinas de destino haciendo doble clic en TZupdate.reg y luego haciendo clic en ‘Sí’ cuando aparece el mensaje. Es necesario actualizar todas las máquinas (Clientes y Usuarios y servidores) con esta información de registro.

2.1. Luego de importar la clave del registro, el huso horario “(GMT-03:00) Buenos Aires, Georgetown” pasará a tener el nombre “(GMT-03:00) Georgetown”.

2.2. Se creará un nuevo huso horario denominado “(GMT -03:00) Buenos Aires”.

2.3. Los usuarios situados en Argentina deberán cambiar el huso horario de “(GMT -03:00) Georgetown” al nuevo huso horario “(GMT-03:00) Buenos Aires”.

2.4. Observe que en el nuevo huso horario “(GMT -03:00) Buenos Aires”, la opción “Cambiar la hora automáticamente según el horario de verano” queda seleccionada de manera predeterminada. El usuario no deberá deseleccionar esta opción.

25.12.07

Todavía queda una semana en el calendario…

…y mientras otros hacen las maletas y hablan en pretérito del año aun presente, yo me encuentro escribiendo estas líneas que en principio iba a mandar por mail pero decidí publicar aquí.

Probablemente el fin de año represente trastornos para todos en alguna medida. Algunos nos vemos acosados por el fantasma de los compromisos pospuestos, esos que habitualmente se dejan “para el final”, “para hacerlos con tranquilidad”, o como hubiera expresado Roberto Gómez Bolaños en la voz de El Chavo, “para hacerlos toditos en montón a fin de año”. Lo único lamentable es que ese final o el momento de tranquilidad no llega, mientras si lo hace el fin de año, el inminente cambio en el calendario, como infranqueable límite para nuestras dilaciones, de modo que todos podamos realizar los balances correspondientes. Y está bien que así sea. En lo personal, solo desearía engañarme menos con la idea de que el tiempo se hace un espacio en estas fechas como si pudiera dejar de correr a la velocidad que siempre lo hizo. El continuum temporal podrá desearnos felices fiestas pero definitivamente no se detiene a mirar en nuestro calendario.

Otro tipo de trastorno estacional se produce en el trabajador de clase media, ese esclavo asalariado que odia visceralmente su trabajo, a sus jefes y que en esta época decide que debe descomprimirse de su “box” endeudándose para comer en dos días el presupuesto de un mes, alquilar aunque sea una choza en la costa al precio de un palacio y pasar 15 días cerca al mar porque algo le dice que esa es la forma de recompensarse tras un año de rutina mientras se repite mentalmente que “para algo se desloma trabajando todo el año, caramba”. Los once meses que siguen tendrá que pasar bastantes privaciones para pagar los gastos realizados en menos de un mes pero seguramente se consuele pensando “¿quién te quita lo bailado?”. Por mi parte, no me importa sonar materialista, pero no me gusta la idea de pasar el año privándome de lo que necesito. He vivido ya muchas privaciones y sería absurdo seguirlas viviendo ahora por elección propia. Como a muchos, me encanta viajar, y aunque no sea mi prioridad en este momento, cuando realmente necesité “cambiar de aire” fui capaz de hacerlo sin gastos dispendiosos. Por otro lado, detesto los destinos comunes: “El mar o la montaña” atreven apenas a enunciar aun las agencias de viajes a la hora de hablar de preferencias. Habiendo tanto para conocer, y tan solo en esta bendita tierra (para que no se me acuse de soñar con viajes exóticos) es una terrible señal de miopía que haya que elegir entre las ciudades balnearias (Mar del Plata, Villa Gesell, Pinamar, etc.) y Tilcara. Las primeras atosigan anunciando cada nuevo año que han superado el “record de visitas”, cosa que sólo demuestra que la gente no tiene sentido común para irse a meter a un lugar donde difícilmente pueda descansar y que probablemente le haga extrañar más todavía la ciudad (por cierto, quienes vivimos en una ciudad que no es destino turístico durante la temporada veraniega sabemos que en estos meses la urbe respirará paz cuando todas las actividades entren en receso y gran parte de la población haya migrado). La segunda es el cliché de “la montaña” y no tendría nada en contra si no fuese porque también se ha convertido en una suerte de destino fashion alternativo al que acude cada vez más gente.

Mi idea de vacaciones entonces es la siguiente: esparcimiento. Divertirse y apartarse de lo cotidiano es el mejor descanso. Enfrentémoslo: si estamos realmente hartos de habernos visto las caras todo el año ¿Para qué visitar un ecosistema que reúne a toda la fauna local? Por otro lado, si el “descanso” implica demasiada planificación, un esfuerzo extra para poder disfrutarlo y un compromiso gravoso para el resto del año, entonces no es tal. Es que para divertirse también es necesario tener un poco de creatividad, algo que no puede pedírsele a la masa, esa especie de monstruo temible por momentos y de mascota poco inteligente por otros a la que siempre terminamos aludiendo en este espacio.

Pero cada quien con lo suyo. Punto aparte.

Todo esto para decir que este año mis vacaciones serán cortas y trataré de aprovecharlas lo mejor posible. Desde el último post y por un tiempo considerable tuve la computadora de casa encaprichada y, entre otras cosas, no me dejaba entrar a la mayoría de los weblogs (entre ellos el mío). Pero nada puede resistir al mítico “format c:”, el comando para hacer “borrón y cuenta nueva”, tan solo hay que disponer de tiempo para restablecer luego todas las cosas como estaban.

Les deseo una feliz Navidad a los lectores de este weblog que además cumplió un nuevo año, con menos posteos que los anteriores (convengamos que podríamos abrirlo por primera vez desde el año pasado y leer todo de una sentada) pero con la firme intención de revertir este hecho el nuevo año.

Solo eso, estimados. Aprovecho para compartir unos cuantos videos navideños hallados en YouTube de temas conocidos y otros no tanto pero que conforman mi eclecticismo musical. Hay para todos los gustos, así que espero que los disfruten. ¡Felices Fiestas!

Waldo De Los Rios – Adeste Fideles (O Come, All Ye Faithful), Pequeño Belén (O Little Town Of Bethlehem) & La primera Navidad (The First Noel)

Ian Anderson & Band – God Rest Ye Merry Gentlemen

Jethro Tull – Ring Out, Solstice Bells

Shania Twain – All I Want for Christmas (Is You)

Eagles – Please Come Home For Christmas

George Thorogood, Hank Carter – Rock and Roll Christmas

Nat King Cole – The Christmas Song