19.8.05

Escapar

Un breve cuento de mi producción.


Escapar

Con los ojos cerrados, la posibilidad lo deleitaba una vez más. Esos viejos temores ya no lo molestaban, aunque una grieta que se rehusaba a ser rellenada le imbuía encontrados sentimientos. Por momentos, deseaba dejar todo atrás ya que nada parecía tener tanta importancia como para aferrarse a ello y porque inevitablemente cargaban con su cúmulo de recuerdos, recuerdos que trataba de arrancar y olvidar. Sabía que también olvidaría muchas cosas que otrora consideraba importantes, pero era un precio justo por borrar aquello que lo lastimaba y que infelizmente lo había impregnado y comprometido tanto.

Sin embargo sabía también que aquella medida no sería suficiente. Aún estaban sus amigos y conocidos, lugares, fechas, situaciones… demasiadas cosas, listas para desatar los odiados recuerdos. ¿Como podría librarse definitivamente de ellos? Estos eran los causantes de que no pudiera disfrutar de las cosas como antes.

Después de de una dura batalla en su mente llegó a la determinación de que debía apartarse de todo para ser libre. Recordaba que alguien se lo había recomendado tiempo atrás y aunque entonces le pareció un absurdo ahora era la mejor salida. La idea lo refrescaba y le hacía pensar en una vida mejor: empezar de cero en otro lugar, conocer otra gente, probablemente adquirir otros hábitos y buscar nuevos pasatiempos…

Escapar…

Cautivado por la idea trataba de no escuchar la otra voz. Esa voz reflexiva, que a veces parecía estar en su contra y a veces en su favor. Trataba de ahogarla con imágenes de una vida diferente, con aromas que aún no había sentido, paisajes que solo había visto en sus sueños, gente que aún no conocía y destrezas que aún no había cultivado. Por fin, el sordo dolor le obligó a abandonar su desesperado intento y le hizo ver el imposible, ¿cómo escaparía de si mismo?

Entonces vio el resplandor y comprendió que abría los ojos por primera vez.

----------
*Distinguido con la Mención de honor en el Concurso de Cuento y Poema Ilustrado "Leopoldo Lugones" 2005

5 comentarios:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. MUY BUENO TU PEQUEÑO Y PROFUNDO VIAJE ESE Q POR LO GRAL LO TENEMOS TODOS Y NADIE SE ENTERA
    EN FIN TIRADA EN LA CAMA DESPUES DE DE LUCHAR CON MI MISMA EN MI MENTE ME DIGO SEAMOS RELISTAS SOÑEMOS LO IMPOSIBLE ........

    ResponderEliminar
  3. me quedó como algo flotando alrededor...hay dulzura (mucha) en estas palabras. en este relato

    ResponderEliminar
  4. Caro, Laura: Gracias por sus generosas palabras y por compartir sus impresiones de lo escrito...

    Ayer me enteré que este cuento recibió una mención en un certamen, por lo que edité la entrada para incluir la referencia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Querido Tony: Me ha encantado leer este cuento tuyo. Fue una fortuna que encontraras cierta similitud con mi tanka, así pude acceder directamente a él. Yo también escribí un cuento que presenté a un concurso literario, aunque no ganó nada. Me dan ganas de subirlo al blog, pero es demasiado largo, cinco folios, y creo que no lo leería nadie, a no ser que haga capítulos. Ahí se acabaron mis intentos de escribir hasta que la persuasión de un amigo logró que abriera el blog. Tienes razón en lo que dices: por muy lejos que huyamos nunca podremos alejarnos de nosotros mismos.

    Me agrada mucho que me visites, tus comentarios siempre tienen gran valor para mí.

    Muchos besos y gracias, Tony.

    Ana

    ResponderEliminar