28.3.06

impresiones erráticas 2

Los propósitos se someten ineludiblemente a algunos vicios…

Tarde o temprano todos correrán la misma suerte. Lo saben ellos, lo sé yo. Mi obsesión por el orden está siempre bien dispuesta a dar un destino final a los muchos pendientes acumulados, que pacientemente esperan su turno. Cuando el número se vuelve intolerable para mi manía, son archivados aun sabiendo que así será más difícil llegar a darles una oportunidad.

Necesito solucionar muchas cosas a grandes rasgos, pero en mis odiseas, un canto de sirenas me conduce siempre a los pormenores, hipnotizando y adormeciendo mi sentido de la urgencia. Al menos esto último me ha resultado favorable muchas veces: “Dios está en los detalles” suelen decir y no con poca razón.

No importa cuanto haya pensado en tomar el atajo más usado, tengo la imperiosa necesidad de recorrer la ruta que tracé y pavimenté, sin prestar demasiada atención a la huella de las sendas paralelas.

…1

7 comentarios:

  1. muy bueno el relato amigo, seguire entrando y leyendote...aunque lo mio no son las letras, pero igual me encanta leer...

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, no sé bien porque, la palabra "obsesión"....tal vez porque la relaciono con "celo" y su significado de atento, persistente cuidado; que bueno es tener celo por las cosas que importan y que nos benefician, Dios permita que siempre elijamos correctamente el motivo de nuestro celo para tener un satisfactorio resultado.

    Estimo innecesario abundar en que no hablo de los prosaicos "celos". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es muy práctica tu obsesión por el orden, aunque ello conlleve archivar cosas que ya difícilmente saldrán a la vista. Siempre debemos dar paso a lo nuevo, a lo actual, sin olvidar lo antiguo. Detenerse en los pormenores dice mucho de las personas que suelen ser meticulosas y analíticas.

    Gracias por tus paseos a mi blog. Siempre me encantan las huellas que allí me dejas. Lo mismo digo para tu amigo Lacosteant

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que el orden no es precisamente una obsesión... pienso más bien que cuando uno sabe con exactitud lo que quiere trata de organizarse para ir poco a poco consiguiendo sus metas o como bien expones tu, recorrer el camino trazado.

    Mientras mantengas tus ojos fijados hacia la meta no importa el camino ni el tiempo que tomes, estoy segura que llegarás...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. cai en tu blog con ese nudo por dentro que pide que hagas algo creativo, las ansias que no te dejan respirar si no ven que tenes algun objetivo... interesante lo que escribiste, la verdad tiene ese algo que yo no puedo descargar. Lo senti un desahogo, nose porque, pero me calmo un poco.

    ResponderEliminar
  6. ...el orden, el desorden, blanco, negro, dormido, despierto, fijamos las obsesiones en los limites de lo real, dejemos desdibujar los conceptos y juguemos al escondite con nuestras pequeñas manias para dejar de ser nosotros mismos al menos por instantes...muy interesante lo que nos cuentas, pasaba por aqui y me deteni a descubrirte, un saludo

    ResponderEliminar
  7. Agradezco sus palabras y aprovecho para dar la bienvenida a Daniel, Matias y Calanda.

    Gracias por su visita y es una alegría para mi conocer que estos pensamientos puedan llegar en alguna forma...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar