14.2.06

No figurativo

Explosivo sentimiento y abstracto movimiento: los trazos de la mano se funden sobre la superficie tocando puntos precisos. Su colorido erotismo inflama rápidamente bajo su piel cada nervio y cada músculo, conduciendo inexorablemente desde aquí al resultado propuesto, al motivo fundamental, a esa concepción sin miramientos.

Empañados sus ojos de la emoción y del sentimiento que lo embarga pero sin variar la expresión de su rostro, ahora existen solo él y su obra. El agua se escurre velozmente pero su mano, más veloz, conduce su recorrido. Los pigmentos: primero un color, luego el otro… perfectamente sincronizados, siguen dóciles el ritmo que el director describe en sus impulsos y la coreografía da materialidad a formas sobre la superficie antes virgen…

La impetuosa danza cambia de velocidad por control y potencia de los movimientos en un instante imperceptible… es hora de la delineación, del detalle. Con absoluta precisión, calculando la fuerza y la dirección en todo momento, el trabajo es propio de un orfebre… con seguridad pero con cuidado, los minuciosos toques ahora permiten reconocer trazos que el agua había sugerido, su cometido puede anticiparse pronto a conocer la luz… un poco más aún…

Nuevamente, euforia en los movimientos: es necesario liberar la maravillosa forma atrapada en el material, envuelta en el pesado manto. Esgrimiendo con fuerza el cincel, recuperando energía se dispone a quitar cada sobrante sin detenerse hasta ver completo el resultado…

…como una sinfonía perfecta, en el clímax de su marcha la obra envuelve por completo al artista: nada más importa, ninguna otra cosa existe, solo las ondulantes notas en el espacio, que adquieren vida propia y entonces, solo entonces, él reconoce que no ha creado nada, que la magia de aquellos sonidos existían mucho antes que él, que fueron concebidos más allá de su simple realidad, más allá de su imaginación inclusive, en el mundo que habita el espíritu y donde la verdad es el resplandor de la belleza ¡Cuanta lucidez hay en ese momento y cuan embriagado se siente por semejante revelación! La música que ha cesado aun resuena en las paredes y puede ahora dedicarse a contemplar sereno la obra consumada, encarecida en el minimalista espacio, destacándose y dominando todo el entorno preparado con esta idea: sobriedad, luz, calidad de texturas que contrastan armoniosamente con las de su obra maestra, que ahora descansa en el centro mismo de la habitación.

ilustración: TONY

7 comentarios:

  1. Preciosa descripcion dicha con muy bellas palabras. Me ha llegado.

    ResponderEliminar
  2. parir algo así...es un parto.
    ¿o no?

    un beso
    laura
    PD: tanto para el pintor como para el que pinta al pintor...

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado como lo has ido narrando, describiendo. Me lo iba imaginando.

    Besos llenos de luz y de color.

    ResponderEliminar
  4. Paso a paso, detalle a detalle... totalmente exquisito...

    Besos,

    Kat

    ResponderEliminar
  5. Querido Cálamocurrente: viendo que los comentarios sobre este muy bonito post no se incrementan, recién me dispongo a poner unas pocas líneas que saludan tus "ocurrencias" y que también desean animarte a concretar otras iguales, aunque sé que tus estudios te demandan precioso tiempo, ya sabes: "sólo el que está muy ocupado puede ocuparse de algo más" ¿verdad? Un abrazote.

    ResponderEliminar
  6. Muuuuuuuuuuuuy bueno!!!!!!
    Al fin, lo pusiste!!! te insistí muchas veces, viste que esta bueno y vos no querías mostrarle a los demás jaja
    Bueno, basta decir que el dibujo expresa exactamente lo que lo escrito dice... muy bueno esa sutileza pero a la vez sensual escritura quedo re copada!

    Bueno sin más que decir... me encanta leerte amigo Ya lo sabes... aunque creas lo contrario =OP
    Seguí plasmando cosas así que esta bueno.
    Adiós

    ResponderEliminar