13.7.10

re-creación


Puede ser por la implacable seducción de una lujuria comunicativa; un intento desbocado, ambicioso, egoísta y desesperado de transmitir los ecos distorsionados de una idea. Puede ser también simplemente un capricho vanidoso; la farolera aspiración estética emparentada con el delito del adorno. Puede ser un extraño híbrido de ambas, desequilibrado y macrocefálico, al que es más fácil imaginar yendo cuesta abajo que ascendiendo a zancadas el futuro próximo o lejano.

Pero el milenario e indómito artificio permite sostener el impulso. La liberación de pensamientos prisioneros, para modelarlos en trazos simbólicos y encadenarlos nuevamente –para pesar nuestro- en otro soporte, esperando que alguien más pueda redimirlos. Porque es lo que sabemos hacer.

Porque será todo cuanto podamos hacer.

[ilustración: Cornelius Huyberts, en base a las obras de Frederik Ruysch]

2 comentarios:

  1. ¡Ah, dulce condena! Escribir es verdaderamente una necesidad, aunque muchas veces se nos cae el "si" y resulta una "necedad" ja ja...bueno, no sabes cuanto me alegra que se haya impuesto aquello que llamas "lujuria comunicativa" y así tener la perspectiva de gustar nuevamente de tus cuidados y agradables escritos; viene a mi memoria uno particularmente estremecedor, escrito allá por el año 2007 (¡Cómo pasa el tiempo!) y que titulaste "La última mañana del invierno", muy oportuno en esta gélida época, tanto por el frío como por los duros corazones que provocan infausta violencia...en fín, un apretado abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Confieso que me había olvidado un poco de aquel cuento... muchas gracias por recordarlo! (el weblog pronto va a cumplir 6 años, y aunque no es mucho lo escrito, si lo es lo acontecido) Un abrazo!

    ResponderEliminar