12.2.10

De ladridos y recuerdos inexistentes

No llama la atención, lamentablemente, que la presidente Cristina Fernández de Kirchner no haya leído jamás el Quijote. Ni siquiera sorprende su atropello al buen gusto al estropear una ingeniosa frase y reducirla a una obviedad.

Lo que resulta más interesante es la evocación de un falso recuerdo, cuando dice:


"Recordaba a Cervantes, cuando le decía a Sancho: «Ladran, Sancho, señal que cabalgamos». Lo voy a adaptar a una versión cristinesca: «Ladran Sancho, señal que son perros»."


La frase popularmente atribuida a Cervantes es en realidad de Goethe. No tiene sentido repetir lo que alguien ya ha expuesto magistralmente en este enlace sobre el origen de la expresión.


“¡Alpargatas sí, libros no!” (Expresión de partidarios de Perón, también incorrectamente atribuida al general en muchas ocasiones)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario