21.10.07

Apolítico

No es lo mismo la llamada “apatía política” que se vive hoy y la condición apolítica. Aristóteles ya se encargaba de señalar que el hombre es un animal político. Podríamos decir que nadie que se considere a sí mismo “apolítico” puede ignorar que existe la política, como si fuese una planta o formara parte del material inerte del universo.

La apatía en cambio es un sentimiento de dejadez, que en este caso experimenta la sociedad por el continuo desencanto que sufre de parte de sus representantes. Podría pensarse “¿Qué es más apolítico que el sector indeciso del electorado?”, pero la masa juega un rol importantísimo en los cálculos electorales y no debe confundirnos su falta de identificación. Puede que la masa no encuentre a su referente político pero este siempre se encarga de acogerla (Por ejemplo, hace exactamente 3 años, en pleno fervor K, una encuesta de Clarín mostraba que la mayoría de la población se considera de “centroizquierda”. Sería interesante ver cuánto ha cambiado esa inclinación con el tema de la acentuada delincuencia e inseguridad). Menos apolíticas aun son las pretensiones de abolición del capital y del Estado de marxistas y anarquistas.

Por ello, hasta hoy, lo más cercano que me he sentido de ser “ajeno a la política” es comprender que las revoluciones son dolorosas y muchas veces desproporcionadas al cambio que producen. Que no me interesa cambiar las formas del Estado ni la estructura de poderes pese a lo mucho que detesto la democracia, esa palabrita complaciente que es capaz de usar tanto la derecha como la izquierda y aún el anarquismo cuando habla de “democracia directa”. Confiar en la conducción del pueblo sería tan necio como actualmente lo es confiar en la conducción de los “representantes del pueblo”.

En este punto quizás los lectores imaginen que no votaré en las elecciones para presidente del domingo que viene. Y no se equivocan, pero se debe a un asunto personal que espero solucionar hasta las próximas elecciones (o hasta el ballotage, lo que suceda primero) de seguir viviendo donde vivo.

Lo que he querido designar como “apolítica” no implica ser indiferente a la realidad (y la realidad ahora brinda una millonésima de responsabilidad que, según mi código de vida, no debe ser desperdiciada), sino indiferente a las tenues nociones existentes en la sociedad sobre la política, que terminan dividiendo en izquierda o derecha. Omitiendo la irrealidad de un “centro”, ambas posturas tienen elementos destacables y un tiempo para manifestarse. Es lamentable que la gente pase de un “no me interesa la política” (que como decía, favorece al oportunista de turno) a la adopción incondicional e irracional de una ideología.

Pese a que en esta ocasión deberé abstenerme del voto, no perdí la oportunidad de transmitir mi sentir a mis cercanos. Opciones, pese a la tímida campaña realizada, hay. Tenemos izquierdas para elegir en matices, alternativas de centroizquierda y oposición de centroderecha.

Lo único que debería tenerse muy en cuenta es que no debemos seguir alimentando monstruos como se hizo hasta hoy con los Kirchner. Hace un par de años escribía sobre la primera mitad del mandato de Néstor Kirchner y al día de hoy mi postura hacia este individuo no ha cambiado, y no solo suma desaciertos sino casos de corrupción y mentira sistemática. Hace rato que el electorado dice estar resignado a elegir al menor entre dos males (como hicimos en Tucumán con Alperovich, donde visto de manera práctica, pareciera no haber más alternativa) justificándolo con el hecho de haber realizado obras visibles para la provincia. En esta ocasión estoy convencido que hay “males menores” que Cristina Kirchner, la que promete más manipulación de los medios, rencor pseudoprogresista, corrupción y mentiras.

No voy a otorgarle más espacio en este posteo a los Kirchner. Mi intención es dejar en claro que no avalo la postura fría y autodestructiva de quienes dicen no interesarse en la política y de quienes votan a Bob Marley o Clemente. Aquí es donde hago mi diferencia entre apolítica o apartidismo y apatía electoral. Mientras el apartidismo es producto de la reflexión y provoca acciones en el ser, la otra es un vulgar producto de la desidia, la ignorancia y es potencialmente perjudicial para la sociedad (prueba clara de ello es que en medio de esta modorra las encuestas indican que Cristina gana en primera vuelta).

Para cerrar el desahogo de mi desazón ante este panorama y ante tantos que, cuando les digo que en esta ocasión no voto me dicen “¡qué suerte!”, les dejo un video de Little Feat, en su primera época junto a Lowell George y con Mick Taylor (miembro de los Rollings Stones en sus mejores años) como invitado especial. El tema para la ocasión: “Apolitical blues”.

video

9 comentarios:

  1. Es imposible no sentir hartazgo —desencanto no sé ¿acaso alguna vez estuvimos encantados con nuestros políticos?— si una y otra vez las actitudes, las propuestas, los planes se repiten y se vuelven a repetir, principalmente por la inoperancia de los "elegidos" y en consecuencia por la persistencia de viejos problemas que en cada campaña proselitista son nuevamente calificados como de "urgente solución" ¡Terrible! Sin embargo, una actitud pasiva y de total indiferencia es peor, puesto que a ella apuestan los mercaderes de la política, para continuar medrando sin interferencias.
    Los únicos cambios permanentes son los que se dan en el tiempo, alguien dijo que la historia no pega saltos, largo tiempo de indolencia dejó el ejercicio del gobierno en manos inescrupulosas, mucho tiempo lleva el proceso de "tinellizar" a las masas, asimismo, en largo tiempo se revertirá esta situación pero debemos empezar ahora, hoy, y por nosotros mismos, de tal manera de coincidir con quien dijo "Si quieres estar seguro de que hay un pillo menos en el mundo ¡transformate!" no sólo mejorar o no ser tanto como este o aquel sino ser diferente, una nueva criatura ¿Te suena conocido? Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el tema musicalmuy apropiado y dolorosamente un reflejo de alguna inercia juvenil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El caso es que no se exactamente qué cosa puede ser eso de ser "apolítico". Me parece casi imposible, porque la política, si la entendemos como la "gestión" de la cosa pública, nos afecta tan de lleno y tantos y tantos aspectos de nuestra vida, que no podemos permanecer indiferentes ante las acciones y la política de nuestros dirigentes. Aunque nos cansemos, hay que pelear.... Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pas� de nuevo a verte. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  5. Soy yo de nuevo. Aunque me doy cuenta de que est�s muy atareado y no dispones de mucho tiempo para postear, no me resisto a comunicarte mi propuesta, sobre todo cuando has manifestado en todo momento tanto inter�s y tanto afecto por mi trabajo.

    Ahora que ha concluido la historia de Dido, voy a hacer una propuesta en mi blog: que cada persona pueda escribir un breve texto sobre su personaje, contando algo acerca de �l: o de su pasado, o de su futuro en la historia, o de sus sentimientos u opiniones acerca de lo ocurrido, de lo que se os ocurra, vamos. Mi intenci�n es, colgar esos textos en mi p�gina, a�adirles fotos si no ten�is alguna propia que os apetezca y, en todo caso, para que no me dig�is que soy una perezosa (aunque es cierto que necesito un peque�o respiro) a�adir�a dos o tres l�neas a esos textos. Tambi�n me parece oportuno que quien quiera colgarlo en su p�gina mejor que en la m�a, lo haga y lo anuncio en mi p�gina; o que lo haga en las dos. En fin, que la opci�n est� abierta. Me encantar�a contar, una vez m�s, con tu participaci�n. El texto me lo puedes enviar a ibarchico@hotmail.com, para colgarlo. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Tony vengo a dejarte mis saludos, leer un poco tu blog, y darte las gracias por tus palabras en el mio, un saludo afectuoso

    Anngiels

    ResponderEliminar
  7. Es muy complejo es tema que tratas aquí, Tony. Influyen muchos motivos en la apatía política que hoy se sufre, o en personas que se consideran apolíticas, por lo que no estaría mal que los políticos dedicaran tiempo a analizarlos.

    Como de costumbre, es interesante leerte. Sueles plantear explícitamente o implícitamente interrogantes que nos hacen meditar.

    Gracias por tu visita. Me ha alegrado mucho pues hace unos días me acordé de ti.

    ¡Te mando besos con cariño!

    ResponderEliminar
  8. Pas� a desearte unas navidades felices y un a�o nuevo lleno de hermosas sorpresas. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Little Feat!!!
    Aplausos.
    Quizá nadie es apolítico, ni mucho menos ateo. Pero me niego a formar parte del "Zoo Politicón" del estagirita. Saludos.

    ResponderEliminar